Ióntki anapu uandákuecheri úrakua

El uso de las lenguas originarias

 

“Michoakani anapu Mítetarperakueri ka Eiámperateri Jurámukata”, no arhisíndi sési eska jurámukuarhu anapu orhéjtsikukuecha k’amanŋarhintskua jatsiska kurhájchpensï ióntiki anapu uandákuechani jimbo, kurhájperata ambe ma, karákata o uandákata jimbo; xanku arhisïndi eskaksï jarhóatanŋaka sani karákatechani uinínŋarhitantani, imáni k’uiripuechani engaksï no jorhenaka karani ka arhintani o engaksï no turhisï uandájka (español).

La Ley de Transparencia y Acceso a la Información del Estado de Michoacán de Ocampo, no señala con precisión la obligatoriedad de las instituciones para recibir solicitudes de manera verbal o escrita en lenguas originarias; sólo establece que se debe de auxiliar a las personas para el llenado de los formatos, cuando éstas no sepan leer ni escribir o hablen una lengua distinta al español.

 

Arhikua 33. Enga kurhájperata ambe ma peeranŋaka o enga kurhájkuarhinŋaka embe ma eska ná arhija Jurámukata, iamu k’uripu sésikua jatsisti eska jurámuticha jarhóatauaka ka  jánŋastauaka ná kurhájkuarhini ambe. Iamu jarhóajpekuecha uétarhisïndi jarhóatani k’uripuechani ná engaksï karaaka imécheri kurhájperatani, ka sándaru jimájkani enga ma k’uiripu no jorhenaaka karani ka arhintani o jimájkani enga nemá no jorhenaka turhisï uandaaka.

 

Artículo 33. Al presentar solicitud de acceso a la información o para iniciar otro de los procedimientos previstos en esta Ley, el particular tiene derecho a que el sujeto obligado le preste servicios de orientación y asesoría. Las unidades de información auxiliarán a los particulares en la elaboración de solicitudes, especialmente cuando el solicitante no sepa leer ni escribir o hable una lengua distinta al español.

 

Juchari erátsikua jimbo, uandásïngaksï eska jurhájkuparini enga arhijka o no arhijka sesi Jurámukatarhu, iámendu k’uiripuecha májkueni sésikua jatsisti eskaksï kurhájchanŋaaka imécheri uandakuani jimbo, no arhiati enga uérakua anapueka o enga ixú anapueka. Isï jimbosï jindeeti ma k’eri k’amánŋarhintskua jurámukuarhu anapu orhéjtsikuekuecheri, kurhájchpensï ka mókutspentansï iamu jasï karákata o uandákata kurhájperatechani, engaksï únŋaka túa anapu o uérakua anapu uandákuechani jimbo.

Por lo tanto, consideramos que independientemente de la necesidad de una precisión normativa, todas las personas tienen el mismo derecho de ser atendidos en sus lenguas maternas, ya sean extranjeras u originarias. Por lo que es obligación de todas las instituciones de gobierno, atender las solicitudes que se presenten de manera verbal o escrita en lenguas originarias o extranjeras.